Los problemas medioambientales que están azotando a diario nos hacen cada vez más crear una  conciencia de yoguis y para ello aplicamos las pautas éticas del yoga mejorando la salud del planeta.

 

El yoga verde defiende una conciencia ambiental con una elevadísima dosis de activismo en temas medioambientales, centrado principalmente en una implicación profunda por la vida en nuestro mundo, con un estilo vital simple y de voluntariado para el cuidado de nuestro entorno; porque creemos firmemente que el yoga esta entre nosotros como filosofía de encuentro y fusión con el medioambiente para que sirva de encuentro, desarrollo y crecimiento entre nuestro mundo y nuestro paso por él; y para que tenga la menor incidencia posible sobre nuestros intereses personales.

Para que nuestro yoga sea verde intenta poner en práctica cosas cotidianas simples como por ejemplo: compartir nuestro coche, utilizar la bici para realizar todos los desplazamientos próximos, ir a todos los lugares a pie si es posible,etc…..

Porque no vale de nada proteger el medioambiente, proteger las especies en vía de extinción, participar y promover marchas contra las guerras, rechazar la contaminación del aire y del agua, si no haces posible esas cosas tan insignificantes en la vida cotidiana.

Los practicantes de yoga vivimos en la creencia de que el planeta podía tener mejor salud si nuestro  compromiso con los animales, los bosques y el agua que son parte de la vida como nosotros mismos, lo integrásemos en nuestra vida cotidiana.

Porque somos conciencia en nuestro universo.

conciencia-y-naturaleza